Historia del Cantón Bucay

El pasado constituye un hecho innegable del cual no podemos abstraemos; en él se conjugan una seria de factores determinantes a la hora de realizar una evaluación de un determinando proceso, ya sea económico, político, social o cultural; en consecuencia ser justos con nuestro pasado, con nuestro legado, con aquellos hombres y mujeres que esculpieron con su tenacidad el perfil de un Bucay, que en la actualidad se yergue altivo y orgulloso.

Los pueblos que no olvida su Historia y por el contrario la revalorizan, son aquellos pueblos que más desarrollo han logrado, por ello es importante fortalecer las tradiciones y costumbres propias de la región, pues estas constituyen la base de una identidad cultural, cuyo legado debe permanecer vigente en la mente y en los corazones de la gente, con la finalidad de erigir los rascacielos del progreso en la seguridad de unas bases sólidas.

Bucay ha demostrado con el devenir del tiempo ser un pueblo noble y trabajador, con luchas desplegadas por sus habitantes, su desarrollo y progreso obedecen a la visión y decisión de sus autoridades, consolidando así una posición relevante, basada en la historia de su viejo ferrocarril.

Tenemos que situarnos por el sitio donde hoy es el Recinto La Victoria, había una hacienda con el mismo nombre de propiedad de la familia Dávalos cerca del puente del Río Chimbo; pasada en ese entonces el ferrocarril, pero por problemas técnicos cambiaron la ruta por el sitio que en la actualidad pasa.

Tras estos casos y cosas, parece que hubo una relativa calma en el país dando así lugar para que la Compañía continúe la obra, la cual como sabemos se encontraba en la tarea de levantar en puente sobre el Río Chimbo que uniría definitivamente las Provincias del Guayas con la de Chimborazo, puente que se señalaría como el primero en la conducción práctica de la economía nacional, librando entonces de la eterna amenaza por la creciente de Ríos, esteros, etc. La cual impedía el desarrollo normal de estas zonas quizá hasta entonces olvidadas.

Así es como empezó a beneficiar desde su labor la línea de Ferrocarriles que, poco a poco fue colmando las aspiraciones de los hombres con capitales que emprendían el en desarrollo de las fuentes de producción, hasta que hoy se ha convertido esta zona en despensa de toda la provincia.

De esta forma esta zona cobrara día a día importancia inusitada bajo el concepto de una tierra exuberante y novedosa. En este sitio se crea el Recinto EL CARMEN, el 2 de noviembre de 1887, como punto de unión de costa y sierra, el lugar más avanzado de la línea férrea iniciada por el gobierno del Presidente García Moreno. En el año de 1990 y por decreto ejecutado por Don Placido Caamaño toma el nombre de parroquia Mires, luego el 19 de Agosto de 1907, el Presidente Eloy Alfaro en atención al Gobernador de la Provincia del

Guayas, cambia de nombre por la Parroquia de General Antonio Elizalde. (Bucay)

Lo que fue esa «playa oscura y oscura” de Bucay, paso a ser la población «General Antonio Elizalde”, reemplazando al viejo Chimbo, que tuve que ser abandonado por el cambio de ruta del ferrocarril. Esta flamante población se caracterizó por ser un lugar malsano, donde el paludismo azotaba en forma alarmante.

Motivo de gran preocupación fue entonces para los moradores del lugar, el no disponer de un templo donde depositar las imágenes que trajeron desde el Río Chimbo. Fue entonces cuando se apresuraron en levantar una pequeña capilla con la ayuda de los empresarios quienes, pese a no profesar religión católica no vacilaron en apoyar a esta obra, donde hoy se venera a la imagen de la Virgen del Carmen Patrona de este pueblo; Desde entonces las fiestas patronales se celebran el 16 de julio de cada año, en honor a la Santísima Virgen, sigue siendo cada vez más concurrida por los fieles que llegan a venerarla agradecidos de los muchos y palpables milagros concedidos.

© GAD Municipal de General Antonio Elizalde (Bucay) 2019. Todos los derechos reservados.

Click Me